Castañas asadas: ¡Una delicia típica del otoño!

Las castañas son típicas del otoño. Son también la base de delicias gastronómicas muy valoradas a nivel mundial. Faltan pocos días para San Martín, aquí le vamos a dar a conocer su origen, así como sus múltiples usos culinarios.

En Costa Verde, ya que somos fabricantes de porcelana de excepcional calidad, nos interesamos por el emplatado y el mise en place. Pero también le prestamos atención a la forma en que los alimentos son elaborados y a su valor nutricional.

La castaña es un fruto que tiene su origen en diversas geografías, como en Asia y el Sudeste Europeo. Al tener un gran contenido calórico, ya los griegos y los romanos la preservaban. Su presencia era habitual en los más refinados eventos y banquetes.

En la Edad Media, el Clero incluía en su dieta este fruto, que alguna vez se molía y era procesada como harina. También en el Renacimiento, en Europa sobre todo, la castaña tuvo un papel muy importante, habiendo llegado finalmente a Portugal.

Porque otoño es sinónimo de tiempo fresco, de días más cortos y de las primeras lluvias, recordamos que también la gastronomía se adecua a las alteraciones climáticas. Por ello, en este artículo, nos dedicamos a un bocado típicamente otoñal: las castañas asadas.

 

¿Cómo preparar castañas asadas?

La castaña es bastante querida gastronómicamente, habiéndose usado en asados en el horno y en sopas. También después de hacer harina, se puede también usar en tartas y en un gran número de recetas.

Las posibilidades son infinitas. Aun así, y porque además es otoño, proponemos que las haga de la forma más primitiva y natural, y probablemente la más sabrosa. O sea, simplemente asada sobre el fuego.

Descubra los 7 pasos para preparar y degustar unas deliciosas castañas asadas:

  1. Comience cortando las castañas de forma transversal.

El corte debe tener solo 3 milímetros de profundidad.

  1. Humedezca las castañas y sazónelas con sal gruesa.
  2. Use un recipiente perforado y coloque las castañas directamente en el fuego.
  3. Deje trabajar al fuego y que haga su magia.
  4. Durante el proceso de asado, las pieles internas y externas se separan del fruto. En ese momento retírelas del fuego y quítele la cáscara con la mano.
  5. Coloque las castañas en una cacerola, en un plato o en una fuente de porcelana. En la línea Duo de Costa Verde, encontrará la mejor solución para sorprender a sus amigos a la hora de servir las castañas.
  6. ¡Dese el gusto, y acompáñelas con un vino dulce, preferiblemente frío, para contrastar con las castañas calientes!

 


 

¡Suscríbase a nuestro blog!