Porcelana: El antes y el ahora. ¿Lo que cambia en la mesa?

La porcelana, así como el uso que hacemos de ella, cambia bastante en los últimos 10 a 15 años. Como consecuencia de ellos, los fabricantes se replantearon sus negocios. También nosotros, en Costa Verde realizamos diversas reflexiones sobre los caminos a seguir en los que respecta al desarrollo del producto.

¿Aun se acuerda de las conocidas y populares vajillas de 70 piezas, en el caso de Portugal? ¿Y de las 57 piezas en el mercado español o de otras complejas composiciones para otros países? ¿Antiguamente quien no tenía por lo menos una sopera que servía como elemento de decoración aunque no fuese usada?

¿Se acuerda de los juegos de café o té de 27 piezas, que contenían además de las tazas y platillos, una cafetera? Era en este recipiente donde se servía el café, previamente preparado en una cocina, en un utensilio de aluminio. Esto sucedía en un momento en el que el café expreso solo se podía consumir en cafeterías, bares y restaurantes.

El uso de determinados artículos y piezas de porcelana está, sin duda, íntimamente asociado a las costumbres. Pero también influye el estilo de vida y de la estructura familiar de cada unos de nosotros. Más aún todos estos cambios han tenido consecuencias. ¡Por otra parte, la única certeza que tenemos, es el cambio!

Hoy en día, las piezas indispensables en cualquier cocina son claramente los platos, algunos boles y ensaladeras y alguna que otra pieza para servir, como alguna fuente. Curiosamente, son también estés artículos los necesarios en una operación profesional de hostelería. Así, las cantidades fueron reducidas y mejoradas.

 

De las grandes vajillas de porcelana al minimalismo

Lejanos quedan los días en que, en cada casa, tenía una vajilla que era colocado en un aparador y que contenía platos llanos, hondos, postre y pan. Actualmente, solo usamos los platos llanos, postre y boles. Estés últimos se utilizan igualmente como boles para cereales en los desayunos y pequeñas ensaladeras individuales. Pueden incluso ser usadas como piezas para servir, o substituir a las antiguas salseras y rabaneras.

También el número de fuentes se reduce. En el pasado, las vajillas estaban compuestas por tres piezas de tamaños distintos, normalmente ovales. Así también tenían dos platos de 30 o 32 cm, uno de ellos hondo que se usaba de plato para el arroz. Hoy en día todo se resuelve con una o dos piezas como máximo.

Es evidente que las tazas de café o té, con sus respectivos platillos, continúan teniendo su sitio. Pero hay que señalar un crecimiento en el uso de los mug. Estés artículos que tienen su origen en la edad de piedra, se han ido afianzando en todo el mundo.

En Costa Verde, nos hemos adaptado a todas estas tendencias. Por ello, ofrecemos hace mucho conceptos de porcelana abiertos, a lo que llamamos open stock. Esto significa que las piezas están disponibles por separado y que el cliente compone su vajilla.

 


 

¡Suscríbase a nuestro blog!